jueves, 25 de junio de 2009

CLASE 3 EL ORIGEN DE LA APERTURA ESCOCESA

La primera mitad el siglo 19 fue la época dorada del ajedrez de correos porque los jugadores de diferentes ciudades y países que no podrían competir en cualquier otra forma ,tenian la oportunidad de enfrentarse entre si Este juego permitió a Edimburgo derrotar a Londres (2 victorias, 2 empates, 1 derrota). La Prensa llevó todos los movimientos al público por primera vez . La apertura Escocesa era un nuevo juego, más tarde se hizo muy popular y, a continuación, salió de la moda y fue reactivado por Kasparov en el decenio de 1990. Esta batalla asumido proporciones épicas cuando después de mover 32 veces las torres por ambos lados,los escoceses lograron penetrar tras las líneas enemigas. Miren a la espectacular marcha de la del rey blanco al final.

video


video




Articulo Interesnte sobre la rivalidad Ajedrecística entre Estas 2 ciudades(Fuente:Wikipedia)

Ajedrez de la isla de Lewis


El juego de ajedrez de la isla de Lewis (conocido en inglés como Lewis chessmen o Uig Chessmen, por el lugar en el que se halló) es uno de los pocos ejemplos de piezas de ajedrez medievales que han perdurado hasta nuestros días. Las piezas fueron descubiertas en 1831, y actualmente se exhiben en el Museo Real de Edimburgo y en el Museo Británico de Londres. Recientemente se ha producido cierta controversia respecto del lugar más adecuado para su exposición

Esculpidas en marfil de morsa, se estima su origen de Islandia aunque recientes investigaciones sugieren que las piezas de Ajedrez Lewis pudieron originarse en Trondheim, la ciudad capital medieval de Noruega y residencia de los antiguos Escandinavos durante los Siglos XI y XII y que eran los jefes supremos de la isla de Lewis. Todo parece indicar que ellos trajeron consigo las piezas de Ajedrez desde Noruega cuando viajaron a la isla. Algunas autoridades las datan del Siglo XII. Había cuatro conjuntos de piezas, no todos completos.
De acuerdo a la leyenda, fueron robadas por un marinero de un barco anclado en Loch Hamnaway a principios del año de 1600. Un Pastor conocido como Ghillie Ruadh asesinó al marinero para quedarse con el tesoro, pero temiendo ser descubierto, cuidadosamente sepultó las piezas. Pocos años después, fue ahorcado en Stornoway por otro crimen y se dice que hizo una confesión al final sobre el asesinato del marinero.

Un campesino local, Calum nan Sprot, que trabajaba en los alrededores descubrió, lo que según él, era una colección de Duendes y Gnomos. El montañés superticioso les lanzó su espada y corrió aterrorizado a su casa. La superstición en la isla de Lewis había sobrevivido en una forma rampante. Asi pues, cuando el campesino vió por primera vez el grupo de pequeñas singulares figuras de marfil, fue muy natural que le parecieran como Hadas pigmeas del folklore Céltico. Sin embargo, fue alentado por su esposa para regresar al lugar y llevarse las figuras a casa.
Tiempo después las vendió a un coleccionista de la localidad quién se percató de que eran piezas de Ajedrez. Había un total de 78 figuras perteneciendo a ocho o más conjuntos. 67 se encuentran en la actualidad en el Museo Británico y el resto en el Museo Nacional en Edinburgh. Los expertos coinciden en catalogarlas como "La colección más asombrosa de piezas de Ajedrez antiguas en existencia"

.

Se cree que las piezas se hicieron en Noruega, acaso por artesanos de Trondheim (donde se han encontrado figuras similares), aproximadamente en el siglo XII. En ese período Noruega controlaba las islas Hébridas, y otros archipiélagos que hoy pertenecen a Escocia. Algunos historiadores creen que el juego de Lewis se perdió o fue ocultado debido a algún incidente acaecido durante su transporte entre Noruega y los prósperos asentamientos nórdicos en la costa occidental de Irlanda.

La materia prima de casi todas las piezas es colmillo de morsa, aunque hay algunas que provienen de piezas dentales de ballena]. Las 93 piezas componen cuatro o cinco juegos, aunque las tallas son irregulares y no esta claro si se puede componer algún juego completo a partir de las piezas de que se dispone. En total hay 8 reyes, 8 damas, 16 alfiles, 15 caballos, 12 torres y 19 peones. Todas las piezas tienen forma humana, excepto los peones, que son tallas menores y que parecen lápidas grabadas. Los caballos son diminutos y sobre ellos destacan los jinetes, caballeros con escudos y lanzas. Todas las figuras humanas expresan abatimiento (excepto tres de las torres, que aparecen como berserkers, con grandes ojos y mordiendo sus escudos llenos de furia). Algunas de las piezas conservaban restos de tintura roja, lo que indica que los colores que distinguían los bandos eran el rojo y el blanco, y no el blanco y el negro que se utilizan en el ajedrez moderno.

Descubrimiento
Las piezas fueron descubiertas a principios de 1831 en un banco de arena en la Bahía de Uig, en la costa occidental de la Isla de Lewis, en las islas Hébridas de Escocia. Existen varios relatos locales reerentes a su llegada a Lewis y su descubrimiento. Una de las historias sugiere que en el siglo XVI, mucho después del período de influencia nórdica en las Hébridas, un chico robó las piezas de un barco anclado en Loch Resort. Después un vaquero local mató al chico y este vaquero enterró las piezas en Uig. El vaquero acabó siendo colgado por otros delitos, pero se dice que confesó el hecho antes de morir.
Trescientos años después, Malcolm "Sprot" Macleod del cercano poblado de Pennydonald descubrió el tesoro en una duna. Vendió el hallazgo al capitán Roderick Ryrie. Existe otra versión que indica que fue una vaca la que casualmente desenterró las piezas, aunque esta se tiene en Uig por falsa. La familia de Malcolm Macleod dejó Pennydonald varios años después y en esa zona se instaló la granja de Ardonil.

Propiedad

Las piezas fueron expuestas por Ryrie en una reunión de la Sociedad de Anticuarios de Escocia, el día 11 de abril de 1831. Poco después, las piezas se separaron. Diez de ellas fueron adquiridas por Kirkpatrick Sharpe y el resto por el Museo Británico de Londres.
Kirkpatrick Sharpe encontró posterirmente otro alfil, con lo que su colección llegó a ser de once piezas. Todas ellas fueron adquiridas después por Lord Londesborough. En 1888 fueron vendidas de nuevo, pero esta vez el comprador fue la Sociedad de Anticuarios de Escocia, que donó las piezas al Museo Real de Edimburgo. Estas son las once piezas que se encuentran actualmente en el Museo de Escocia.
Las piezas donadas al Museo Británico permanecen aún allí, y pueden contemplarse en la Sala 42 con el número de registro M&ME 1831,11-1.78-159


Londres.- El Gobierno de Edimburgo ha reclamado la devolución a Escocia de 82 piezas de ajedrez que el Museo Británico expone en su recién abierta galería de arte medieval, según confirmaron hoy a Efe fuentes de esta institución.


El Gobierno de Edimburgo ha reclamado la devolución a Escocia de 82 piezas de ajedrez que el Museo Británico expone en su recién abierta galería de arte medieval, según confirmaron hoy a Efe fuentes de esta institución.
Las figuras, que tienen ocho o nueve siglos de antigüedad y están hechas de marfil de morsa y de ballena, se utilizaron en una escena de una de las películas de la serie de Harry Potter.
Fueron descubiertas a comienzos del siglo XIX en la isla de Lewis, parte del archipiélago de las Hébridas, al oeste de Escocia, aunque se cree que son de procedencia noruega.
El ministro principal escocés, Alex Salmond, calificó a través de un portavoz de "inaceptable" que el Museo Nacional de Escocia sólo tenga once de esas piezas mientras que el Británico posee las 82 restantes.
Este último, sin embargo, se ha negado a su devolución e insiste en que las piezas son una parte importante de su nueva galería, que trata de demostrar la importancia artística y cultural de la Europa medieval a través de esas y otras muchas piezas.
La institución ha señalado además que presta con frecuencia esas piezas de ajedrez y quiere que viajen el próximo año a Edimburgo y Escocia, pero insiste en que es mejor que estén en el contexto de las culturas mundiales.
El Museo Británico se enfrenta también a otras reclamaciones por piezas de su colección, entre ellas los mármoles del Partenón, que llegaron a Gran Bretaña entre el 1801 y 1805 de manos de Thomas Bruce (lord Elgin), un oficial británico residente en la Atenas otomana, y cuya repatriación exige el Gobierno griego.
Por su parte, el Gobierno nigeriano reclama mil placas de bronce robadas del palacio real del reino de Benin, Nigeria, por las tropas británicas en 1897 y de las que doscientos se conservan en el Museo Británico

Ver 7 partidas por correspondencia del Club de Edimburgo y Londres




















2 comentarios:

  1. muy buenas clases sigue publicando

    ResponderEliminar
  2. yo tengo un juego de Ajedrez que es una replica de las piezas de Lewis

    ResponderEliminar